viernes, 25 de noviembre de 2011

Sólo este año, la anorexia segó la vida de tres jóvenes en La Paz

Las causas están vinculadas a problemas familiares, moda y herencia genética
Al morir, Tania (nombre ficticio) pesaba 24 kilos. Falleció a causa de la anorexia. Su caso se suma a los decesos de otras dos jóvenes por la misma enfermedad. Las tres fueron atendidas en el Centro de Rehabilitación de Salud Mental San Juan de Dios.

La adolescente tenía 19 años y, según los médicos, “no quería recuperarse. Cuando llegó al centro de rehabilitación (San Juan de Dios), era piel y huesos”. Fue la primera joven que murió a consecuencia de la anorexia en 2011.

La segunda no tenía dinero para realizar el tratamiento. Su mamá era empleada del hogar y no podía cubrir los costos de terapia intensiva, cardiogramas y análisis. La tercera víctima presentaba un cuadro de desnutrición severa. “Rechazó el tratamiento y la ingesta de alimentos, no retornó a las consultas y murió”, contó la nutricionista de San Juan de Dios, Lourdes Meriles.

Los Trastornos de Conducta Alimenticia (TCA) surgen, según explicó el psiquiatra Rodolfo López, director del Centro de Rehabilitación en Salud Mental, por causas multifactoriales.

En la institución se registraron 90 casos en los últimos tres años. Las causas están vinculadas a problemas familiares, abandono, violencia, separación de los padres, moda impuesta por los medios de comunicación, y otros refieren factores genéticos.

Si existen antecedentes de hermanas y madres que tienen predisposición a trastornos de las conductas alimentarias y mentales, también las hijas pueden desarrollar la enfermedad, dijo López.

La anorexia se presenta principalmente en mujeres jóvenes entre los 11 y los 25 años de edad, aunque no es exclusiva. Una de las características más frecuentes de este problema es la preocupación excesiva por la figura corporal y un temor muy importante a subir de peso, afirmó Patricia Albornoz, psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental de Lima, Perú.
“Cada vez que comen tienen sentimientos de culpa. Es una enfermedad obsesiva que se desarrolla poco a poco”, aseveró.


Los males se tratan hasta en cinco años

Los padres también deben acompañar las terapias psicológicas
t. guarachi n Las personas que tienen los trastornos alimenticios de anorexia y bulimia deben someterse a tratamiento que pueden durar entre uno y cinco años.

“Los padres piensan que con una sesión sus hijas están curadas o que dándoles algunos medicamentos ellas están sanas, y no es así”, advirtió Rodolfo López Hartmann, director del Centro de Rehabilitación en Salud Mental San Juan de Dios de La Paz.

La recuperación de las pacientes es un proceso largo que debe ser acompañado por los padres, quienes también reciben terapias psicológicas, “porque las raíces del problema están, precisamente, vinculadas a este aspecto”.

Patricia Albornoz, psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental de Lima, Perú, advierte que las familias deben buscar un tratamiento especializado y adecuado.

“No hay una pastilla mágica ni un manual para que vuelvan a comer. Es un empezar de nuevo y con mucho amor”, dijo la especialista.

La tarea de recuperación comienza en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario