viernes, 16 de diciembre de 2011

La delgada frontera entre ética y estética en el mundo de la moda

■'Vogue' retira unas polémicas fotos de un reportaje con la modelo Karlie Kloss tras recibir protestas por su extrema delgadez.
■Paradójicamente, esa misma revista lanzó en el pasado un reportaje con modelos de talla XL para defender las curvas.
Extra Strength (Fuerza extra). Bajo este título, la modelo de Victoria's Secret Karlie Kloss exhibía su cuerpo en un reportaje publicado este mes en la edición italiana de Vogue, en un presunto intento por mostrar músculos tonificados y en forma. La sesión, firmada por el prestigioso fotógrafo Steven Meisel, ha levantado ampollas porque precisamente se muestra lo contrario: delgadez extrema y unas medidas (81-58-87 y 1,80 metros de estatura) alejadas de lo saludable.
Lo paradójico es que esa misma revista lanzó en el pasado un reportaje con modelos de talla XL para defender las curvas. Finalmente, su editora, Franca Sozzani, ha decidido ceder al aluvión de protestas recibidas y ha retirado a Karlie de su web. Aún así, en un editorial publicado el lunes, sigue defendiendo que la modelo no es anoréxica, sino que tiene un cuerpo "musculoso y con formas redondeadas". Asegura que las fotos no han sido tratadas con Photoshop y lamenta que los profanos no entiendan "la óptica en la que se expresa un cuerpo". E incluso se muestra dispuesta a dar clases de fotografía, en defensa de su reportaje.

Esta polémica se une a la elección de la sueca de 15 años Julia Schneider, cuya delgadez llama la atención, como modelo del año por la prestigiosa agencia Elite.

En España, polémicas pasadas llevaron a la organización de la pasarela Cibeles a controlar la delgadez de sus modelos. Cada año, antes de los desfiles, una nutricionista comprueba que las modelos tienen un índice de masa corporal mínimo de 18, explica su directora, Leonor Pérez Pita. Las que están por debajo de ese umbral son descartadas. "Cualquier chica puede creer que eso es un canon de belleza, y es un aspecto de falta de salud. Queremos que nuestras modelos transmitan salud y belleza", asegura.

Pese a los muchos esfuerzos por evitarlo, la sombra de la anorexia planea periódicamente sobre la moda. Montajes descarados, como la portada de Ralph Lauren en la que Filippa Hamilton lucía una cintura imposible; desfiles que quitan el aliento, como el de Gianfranco Ferré el pasado septiembre en Milán; y modelos escuálidas, como Candice Swanepoel, encienden el debate. Famosas como Keira Knightley, Angelina Jolie, Victoria Beckham o la princesa Letizia tampoco se libran de la polémica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada