martes, 12 de junio de 2012

Las adicciones, el nuevo mal posterior a la bulimia

En el Hospital Rawson empezaron a detectar pacientes que, tras el trastorno alimenticio, comenzaron a ingerir drogas y alcohol. Por Lisa Navas - Diario De Cuyo

Siempre vinculada a las exigencias de los cambios sociales, la bulimia empezó a mostrar una nueva cara en la provincia. Es por eso que desde el Hospital de Día, que depende del Rawson, dijeron que cada vez es más común detectar que este trastorno alimentario derive en adicciones. Según Andrea Caña, psicóloga del equipo interdisciplinario, dijo que cada día es más difícil trabajar con este problema porque se van agregando aristas nuevas.

‘Hasta hace unos años preguntar sobre drogas en la entrevista con la paciente no era habitual, sin embargo ahora es una consulta que no debemos obviar. Y la mayoría lo cuenta abiertamente porque es algo que está de moda’, dijo la especialista. Además aseguró que el alcohol es la sustancia más elegida por la bulímicas, seguida por los psicofármacos y la marihuana. ‘Lo que consumen depende de las posibilidades que tiene cada una y de cuán al alcance esté la sustancia’ dijo Caña.

Además explicó que caen en alguna adicción porque el ser bulímica dejó de ser un estigma. ‘Es como que la enfermedad está naturalizada y es por esto que buscan algo diferente. La paciente es como un árbol con un gran follaje y el tronco que lo sostiene es la bulimia. Y en una de esas ramas es común ver el consumo de drogas o alcohol. Por eso es cada vez más difícil trabajar con las chicas’, contó la especialista. Por mes cerca de 80 personas consultan en el Hospital de Día, por distintos trastornos.

‘Antes no estaba tan a mano conseguir drogas entonces el trastorno era más simple y el diagnóstico era o bulimia o anorexia. Ahora el diagnostico es más amplio. Por eso el tratamiento es más complicado’ explicó.

Caña dijo además, que este problema se da en las personas bulímicas y no en las anoréxicas porque en la primeras hay más falta de control. Las anoréxicas son más metódicas y perseverantes con los fines que quieren conseguir. Se proponen no comer durante una semana y lo cumplen. En cambio la bulímica tiene dificultades para eso. Por eso es que llegan al atracón y luego buscan un método compensatorio (el vómito es el más común).

FUENTE


También explicó que la bulimia y las adicciones son primas hermanas. ‘Los mecanismos son los mismos. Las personas no pueden parar los impulsos y las dos son multicausales’, dijo Caña. Agregó que en la actualidad, cuando una persona no come, se ve como algo norma. Es recién cuando aparecen los síntomas de consumo de drogas, comienza a notarse el trastorno alimenticio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada