viernes, 22 de junio de 2012

Otra víctima de la bulimia

Una adolescente de 14 años fue encontrada ahorcada en la habitación de la casa familiar.
Fiona Geraghty sufría de bulimia y sus padres, que declararon este miércoles ante un tribunal, culpan a sus compañeros que la llamaban gorda y al psiquiatra que le había declarado curada.

Fiona Geraghty había sido matriculada en un caro instituto privado, donde se preparaba para su futuro ingreso en la universidad de Taunton, Somerset.

Sin embargo, sus padres, nunca llegaron a saber que su hija sufría por su peso y por las burlas de sus compañeros, hasta que fue demasiado tarde, según publicó el ’Daily Mail’.

Los padres, ambos médicos, declararon ante el juez por la muerte de Fiona para expresar su malestar con la actuación del colegio que no advirtió las señales de alarma de su hija.

Fiona Geraghty había escrito un ensayo escolar en el que hablaba de sus problemas de salud y usaba frases como "me odio a mí misma".

Los padres culpan a la escuela y a sus compañeros que con sus burlas empujaron a Fiona a la bulimia y comenzara a provocarse el vómito.

"Ella tenía problemas de relaciones con su grupo", dijeron y el trastorno alimentario tuvo su origen en "las burlas de otras niñas por su talla."

Los padres conocían que su hija padecía un trastorno de alimentación desde febrero de 2011 y criticaron los servicios sanitarios que le dieron de alta, a pesar de su estado.

Sin embargo, ignoraban las verdaderas proporciones del problema. El psiquiatra que la trató, Ross Gillanders, nunca pensó que Fiona estaba tan mal.

"Hay casos que te sorprenden. Se habían resuelto los problemas en la escuela, había aumentado de peso y ella estaba mejorando, tenía planes para el futuro ", dijo Gillander.

Dos meses después de haber sido dada de alta, la adolescente se ahorcó en su casa ,en Nailsbourne, Somerset. Sus padres encontraron el diario de Fiona en el que contaba la verdadera magnitud de la bulimia que sufría.

Otro psquiatra, entrevistado por la publicación británica, criticó la actuación de sus colegas médicos y mostró su perplejidad porque en cuatro sesiones "se podía hacer un cuadro clínico bastante completo".

Además, expresó su desacuerdo con no haber involucrado a los padres de la joven en el tratamiento.

"Los padres deberían haberse visto involucrados mucho más en todo el proceso. Cualquier niño que se provoca el vómito es muy preocupante. "


FUENTE

http://www.contexto.com.ar/nota/78437/otra-victima-de-la-bulimia.html

martes, 12 de junio de 2012

Diabulimia, un trastorno de la alimentación de muy alto riesgo

Lo sufren las mujeres con diabetes que restringen el uso de insulina para bajar de peso

Omitir o reducir las dosis de insulina para bajar de peso es la conducta característica de la llamada diabulimia, un peligroso trastorno de la alimentación similar a la bulimia que afecta a muchas adolescentes con diabetes tipo I, una enfermedad cuyo control depende en gran medida de inyectarse insulina. El Colegio Americano de Endocrinología, de los Estados Unidos, acaba de lanzar una campaña en la que alerta sobre los peligros que entraña la restricción voluntaria de la insulina.
"La diabulimia es un trastorno de la alimentación que vemos en la consulta con adolescentes mujeres con diabetes tipo I, que tienen la misma obsesión por el peso que pueden tener las adolescentes no diabéticas, pero que en lugar de vomitar o tener un purga, omiten la dosis de insulina que les corresponde, generalmente después de las comidas", dijo a LA NACION la doctora Carmen Mazza, consultora del Servicio de Nutrición del hospital Garrahan.

Mazza es coautora de un estudio que halló que el 20% de las adolescentes con diabetes tipo I tenía algún trastorno de la alimentación; la diabulimia estaba presente en uno de cada cuatro casos. Según estadísticas norteamericanas, el 30% de las mujeres con diabetes tipo I restringen voluntariamente el uso de insulina en algún momento de su vida.

"La insulina estimula el apetito y la acumulación de grasa corporal, lo que es contrapuesto a la visión de delgadez de muchas mujeres jóvenes", explica Maryjeanne Hunt, una "sobreviviente" de la diabulimia, en un video informativo sobre el trastorno elaborado por el Colegio Americano de Endocrinología.


UN SINTOMA OCULTO

La diabetes tipo I representa aproximadamente uno de cada diez casos de diabetes, y se caracteriza por la incapacidad total del organismo de producir insulina, una hormona fundamental para que el cuerpo pueda convertir la glucosa (azúcar) de los alimentos en energía.

"La insulina que los diabéticos deben inyectarse es la hormona más anabólica que existe, porque introduce el azúcar de los alimentos dentro de las células -explicó el doctor León Litwak, presidente de la Sociedad Argentina de Diabetes-. En ausencia de insulina, el azúcar queda dando vueltas en la sangre del paciente, lo que genera las complicaciones características de la diabetes."
Por eso cuando un diabético no se inyecta las dosis de insulina necesarias, se desnutre y baja de peso, que es el efecto buscado al restringir el uso de esa hormona.
"Si bien el cuadro es muy parecido a la bulimia de la mujer no diabética, adquiere una gravedad tremendamente importante, porque las pacientes van entre la hipoglucemia [azúcar en sangre muy baja] y la hiperglucemia [azúcar muy elevada], con grandes fluctuaciones de su peso. Incluso puede llegar a causar la muerte", agregó Litwak, jefe de la Sección Diabetes y Metabolismo del Hospital Italiano.

Trastornos de la menstruación, caída del pelo y un menor crecimiento son algunos de los efectos a corto y mediano plazo de la diabulimia. Pero lo más alarmante son los efectos a largo plazo: estudios realizados en mujeres con diabulimia muestran que presentan tasas más elevadas de complicaciones de la diabetes -como insuficiencia renal o el llamado "pie diabético"-, una menor expectativa de vida y un mayor riesgo de mortalidad que las mujeres con diabetes sin ese trastorno de la alimentación.

"La diabulimia suele ser un síntoma bastante oculto", comentó la doctora Mazza. Niveles elevados de hemoglobina glicosilada o que no coinciden con los registros de automonitoreo de glucosa en sangre; inexplicables pérdidas o aumentos de peso; disconforme a la hora de comer o inyectarse insulina delante de otras personas, y preocupación excesiva por la imagen corporal y la alimentación son algunos de los signos que pueden hacer visible la diabulimia a los ojos de la familia o del médico.

PERFIL EN CONDUCTA PELIGROSA

Diabulimia Es un trastorno de la alimentación en pacientes con diabetes tipo I, que suele manifestarse en la adolescencia, y que afecta a las mujeres.


  • Insulina La conducta característica es omitir las inyecciones de insulina o administrarse dosis subóptimas. También puede asociarse a atracones, vómitos autoinducidos o purgas.


  • Consecuencias La diabulimia hace que las complicaciones de la diabetes aparezcan más pronto, acorta la expectativa de vida y puede causar eventos fatales.


  • 9,6%
    De la población tiene diabetes
    Eso es lo que mostró la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo. El tipo I representa aproximadamente uno de cada diez casos.


  • 30%
    Restringe la insulina
    Ese porcentaje de las mujeres con diabetes tipo I en algún momento restringe el uso de insulina, que es la conducta de la diabulimia.
FUENTE

Las adicciones, el nuevo mal posterior a la bulimia

En el Hospital Rawson empezaron a detectar pacientes que, tras el trastorno alimenticio, comenzaron a ingerir drogas y alcohol. Por Lisa Navas - Diario De Cuyo

Siempre vinculada a las exigencias de los cambios sociales, la bulimia empezó a mostrar una nueva cara en la provincia. Es por eso que desde el Hospital de Día, que depende del Rawson, dijeron que cada vez es más común detectar que este trastorno alimentario derive en adicciones. Según Andrea Caña, psicóloga del equipo interdisciplinario, dijo que cada día es más difícil trabajar con este problema porque se van agregando aristas nuevas.

‘Hasta hace unos años preguntar sobre drogas en la entrevista con la paciente no era habitual, sin embargo ahora es una consulta que no debemos obviar. Y la mayoría lo cuenta abiertamente porque es algo que está de moda’, dijo la especialista. Además aseguró que el alcohol es la sustancia más elegida por la bulímicas, seguida por los psicofármacos y la marihuana. ‘Lo que consumen depende de las posibilidades que tiene cada una y de cuán al alcance esté la sustancia’ dijo Caña.

Además explicó que caen en alguna adicción porque el ser bulímica dejó de ser un estigma. ‘Es como que la enfermedad está naturalizada y es por esto que buscan algo diferente. La paciente es como un árbol con un gran follaje y el tronco que lo sostiene es la bulimia. Y en una de esas ramas es común ver el consumo de drogas o alcohol. Por eso es cada vez más difícil trabajar con las chicas’, contó la especialista. Por mes cerca de 80 personas consultan en el Hospital de Día, por distintos trastornos.

‘Antes no estaba tan a mano conseguir drogas entonces el trastorno era más simple y el diagnóstico era o bulimia o anorexia. Ahora el diagnostico es más amplio. Por eso el tratamiento es más complicado’ explicó.

Caña dijo además, que este problema se da en las personas bulímicas y no en las anoréxicas porque en la primeras hay más falta de control. Las anoréxicas son más metódicas y perseverantes con los fines que quieren conseguir. Se proponen no comer durante una semana y lo cumplen. En cambio la bulímica tiene dificultades para eso. Por eso es que llegan al atracón y luego buscan un método compensatorio (el vómito es el más común).

FUENTE


También explicó que la bulimia y las adicciones son primas hermanas. ‘Los mecanismos son los mismos. Las personas no pueden parar los impulsos y las dos son multicausales’, dijo Caña. Agregó que en la actualidad, cuando una persona no come, se ve como algo norma. Es recién cuando aparecen los síntomas de consumo de drogas, comienza a notarse el trastorno alimenticio.

Tyra Banks apoya la decisión de Vogue

La top model Tyra Banks, de treinta y ocho años, ha publicado una carta en el blog The Daily Beast apoyando la reciente decisión de Vogue de no contar con modelos demasiado delgadas.

En ella, declara que si hubiera empezado su carrera en el mundo de la moda en 2012, no habría llegado adonde está ahora porque  no estaba lo suficientemente delgada.

En la imagen, a la izquierda Tyra Banks en el desfile de Victoria's Secret de 2005, a la derecha, Chanel Iman, desfilando para la misma firma, en 2009. La diferencia entre las formas de ambas modelos es más que evidente. "En mis tiempos, la talla media de una modelo era la cuatro o la seis [aproximadamente una 36 española], mientras que ahora se espera que tengas la talla cero. Cuando empecé, ni siquiera sabía que existiera esa talla", afirma.

La modelo, que ha creado todo un imperio multimillonario entre su productora y su reality show America's Next Top Model, ha confesado que a medida que su cuerpo empezó a cambiar, se encontró con que ciertas firmas la rechazaban: "A los veintipocos tenía una talla cuatro, pero empecé a tener más curvas, y mi agencia le dio a mi madre una lista de los diseñadores que ya no querían contar conmigo en sus desfiles", afirma la modelo. "Para seguir trabajando, tendría que haber luchado contra la madre naturaleza y desnutrirme", añade.

[Relacionado: Las imágenes de Eva Longoria en Cannes]
Pero la modelo no es la única que lucha por una belleza saludable: este año, la diseñadora Diane Von Furstenberg, presidenta del Consejo de Diseñadores de Moda de América, estableció unas bases para saber si una modelo tiene un desorden alimenticio y las envió a las firmas participantes en la Semana de la Moda de Nueva York. Además les instó a tener a disposición de las modelos en el backstage almuerzos y snacks saludables. Por la misma época, la legislación israelí prohibió que en los desfiles, anuncios y vallas publicitarias aparecieran  modelos extremadamente delgadas y estableció que las mujeres con un índice de masa corporal menor de 18.5 no podrían trabajar como modelos.

Sin embargo, aún hay quien piensa que la industria no tiene la culpa. Es el caso de la top Gisele Bündchen, que considera que los responsables son los padres, no la moda. "Yo nunca sufrí este problema porque tengo una base familiar muy fuerte", afirma la brasileña. ¿Con quién estás tú, con Tyra o con Gisele?

FUENTE
http://es.tendencias.yahoo.com/blogs/caprichos-de-lady-in-red/tyra-banks-apoya-la-decisi%C3%B3n-vogue-084443721.html

Vogue no trabajará con modelos anoréxicas

La revista Vogue lanzó una nueva iniciativa de salud, que abarca sus 19 ediciones; donde quieren atacar el problema que existe de imágenes de modelos no saludables, sobretodo aquellas que posan para las revistas.

La propuesta toca varios puntos importantes que fueron acordados por las 19 ediciones, entre ellos:

No vamos a trabajar con modelos menores de 16 años o que parezca que sufrieran de desórdenes alimenticios. Vamos a trabajar con modelos que para nosotros se vean saludables y ayuden a promover una imagen saludable y buen cuerpo.

Vamos a pedirle a los agentes que no nos manden modelos menores de edad y a los directores de los casting que revisen las identificaciones para asegurarse que sean mayores.

Le estamos pidiendo a los diseñadores que piensen mejor antes de hacer tallas tan pequeñas, no es verdad que cualquiera cabe en ellas y eso limita el tipo de modelos que pueden ser fotografiadas usando esa ropa.

Vogue de Inglaterra dijo que la meta es guiarse por las reglas de salud de la CFDA que incluyen no usar modelos menores de 16 años y además un compromiso para evitar desórdenes alimenticios durante la educación escolar.

Sin embargo, la propuesta de Vogue está enfocada más que nada a las modelos para revistar y no para pasarelas. Pero ellos dicen que muchas más mujeres compran las revistas que aquellas que van a los shows de pasarela.

De todos modos siempre que exista Photoshop se va a poder cambiar el look de las modelos, haciéndolas más jóvenes y más flacas, entonces esto se debería tomar en cuenta y tratar de hacer una campaña para limitar el uso de esta herramienta.

FUENTE