viernes, 17 de mayo de 2013

Experimentan tratamiento con electrodos para combatir la anorexia

Un grupo de neurocirujanos canadienses exploran la posibilidad de utilizar la estimulación cerebral profunda para tratar la anorexia nerviosa crónica, una patología caracterizada por una percepción errónea del propio cuerpo.


 En su definición más corriente, la anorexia nerviosa crónica es una patología caracterizada por el rechazo a la comida por parte del paciente y el miedo obsesivo a engordar inducido por una percepción errónea del propio cuerpo. La anorexia es, junto con la bulimia, uno de los principales trastornos alimenticios que padecen las adolescentes de hoy. Por este motivo, un grupo de neurocirujanos canadienses exploran la posibilidad de utilizar electrodos para mejorar el estado de quienes padecen la enfermedad en un grado grave e incurable.

Según publica el
portal diarioadn.co, la técnica fue utilizada de forma experimental en seis pacientes de entre 24 y 57 años. Los resultados preliminares mostraron que tres de ellos presentaron signos de mejoría, especialmente en el peso, nueve meses después de la intervención. Además, la mitad de los pacientes tratados registró una mejora en su estado de ánimo.

Este tratamiento de estimulación cerebral profunda que consiste en implantar electrodos en el cerebro a través de una pequeña intervención quirúrgica ya había sido utilizada para tratar
enfermos de Parkinson, dolores crónicos u otro tipo de trastornos obsesivo compulsivos.

Para el doctor Andrés Lozano, director del departamento de Neurocirugía de la Universidad de Toronto, la mejora del humor y en la ansiedad de los pacientes con peso insuficiente llama particularmente la atención, teniendo en cuenta que estos generalmente responden mal a terapias con medicamentos o psicoterapias de corte más tradicional.

En nuestro país, el problema de los desórdenes alimenticios en adolescentes se ha ido incrementando con el correr de los años y, según estudios de la Universidad de Antioquia y la Universidad  Nacional, hoy en día hay  aproximadamente 80.000 casos de anorexia en jóvenes de 14 a 19 años.

FUENTE


Crecen bulimia y el cutting en la zona rural

Se están presentando casos de niñas de 10 y hasta los 22 años de edad con estos problemas

Emite alerta el psicólogo del Hospital Regional de Rioverde, José Antonio Amador Blanco, ante el incremento de casos de adolescentes del medio rural con problemas de bulimia, aunado a que también se está poniendo de moda el dañarse el cuerpo con cortaduras en su afán de controlar sus impulsos en lo que se llama el cutting; se pide a los padres de familia estar más atentos a las actitudes de sus hijos.
El especialista dio a conocer que se están presentando casos de niñas de 10 y hasta los 22 años de edad, quienes aún en estos tiempos imitan a su artista o actriz favorita y en su afán de tener algunos de sus rasgos, se dañan a sí mismos.
Dijo que el problema se está acentuando en el área rural, donde jóvenes mujeres ya tiene problemas de anorexia y bulimia, además de que están recurriendo al cutting, moda que está ganando adeptos y que consiste en hacerse cortaduras en las piernas, brazos y el área del ombligo, para tratar de controlar su ansiedad, o su coraje. Amador Blanco dijo que este tipo de jóvenes, se dañan en áreas donde no se les ve; incluso sicológicamente afirman que las lesiones no les causan dolor, al contrario les quita la tensión. Pidió a los padres de familia, que al detectar este tipo de problemas los canalicen para que reciban atención especializada y sobre todo, que fomenten la convivencia con ellos y que los pongan a realizar algún ejercicio, actividades creativas o artísticas, donde puedan distraerse y sacar sus problemas.
FUENTE
http://pulsoslp.com.mx/2013/03/31/crecen-bulimia-y-el-cutting-en-la-zona-rural/

Tiene 29 años, pesa unos 30 kilos y busca recuperarse en San Rafael

La mujer es de Rivadavia y sufre anorexia nerviosa. Quedó internada en el centro ALDA, ubicado en el hospital Schestakow. Allí intentan primero estabilizarla clínicamente antes de que empiece un tratamiento para superar su enfermedad.

La semana pasada llegó a San Rafael una mujer de 29 años oriunda de Rivadavia que sufre anorexia nerviosa, mide 1.62 y pesa poco más de 30 kilos. Allí quedó internada en el centro de la Asociación civil de Lucha contra los Desórdenes Alimentarios (ALDA), ubicado en las instalaciones del hospital Teodoro Schestakow de ese departamento, donde le realizan los estudios correspondientes y se la intenta recuperar clínicamente antes de comenzar su tratamiento psicológico.

Casos como el de Silvina vuelven a poner sobre el tapete este tipo de problemáticas que pese a ser cada vez más frecuentes en el país y el mundo son pocas las chicas que reconocen que deben hacer un tratamiento adecuado para superar sus trastornos de alimentación.

Silvina estuvo internada ocho meses en el hospital El Carmen, desde donde fue derivada al centro que ALDA tiene en Guaymallén. En ese sitio decidieron trasladarla a San Rafael para que el equipo de Salud Mental del lugar la pudiera seguir de cerca.

“Está muy débil y se tiene que trasladar en silla de ruedas. Nuestra mayor preocupación ahora es estabilizarla clínicamente e ir descartando otros problemas que se le han presentado debido a su anorexia nerviosa”, indicó a Los Andes una de las profesionales que trabaja en el equipo de ALDA, quien prefirió reservar su nombre.

Pese a que Silvina hacia tiempo que presentaba algunos síntomas de trastornos alimentarios fue la ruptura con su pareja la que terminó de sacar a la luz su enfermedad. "No quería comer, no tenía ánimo para nada, me estaba dejando vencer. Pasaban días sin probar un solo bocado. Ahora espero que pueda recuperarme", señaló la mujer en diálogo con el diario San Rafael.

Desde ALDA indicaron que la idea es concentrarse en que su estado de salud no se siga deteriorando. Luego llegarán las otras etapas necesarias de tratamiento para que empiece a recuperar el patrón alimentario normal, su autoestima, valores y vaya saliendo de su cuadro depresivo. 

“ALDA es un espacio multidisciplinario, donde se trabaja con la familia de la persona, médicos clínicos, nutricionistas, profesores, coordinadores, entre otras personas, para encarar por medio de diferentes actividades la problemática de la paciente. La anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, la bulimarexia y otros desórdenes de la alimentación, como el atracón, son enfermedades muy manipuladoras, entonces se va siguiendo a las chicas de cerca para que vayan recuperando o bajando su peso, dependiendo el caso, sin necesidad de hacer dieta ni comer productos Light. Se trata de un proceso que dura al menos tres años”, aclaró la profesional de la clínica, donde el 24 de noviembre se hará una fiesta para festejar el alta de 7 jóvenes.

La profesional destacó que si bien la anorexia siempre toma estado público porque las transformaciones físicas son más notorias, también es importante prestarle atención a la bulimia, porque sus síntomas son más silenciosos, ya que no todas las personas con esta enfermedad vomitan como suele creerse. 

FUENTE

sábado, 4 de mayo de 2013

Anemia, trastornos alimenticios, estrés y comer sin horario fijo favorecen incidencia de gastritis

Lima, abr. 21 (ANDINA). Las personas que presentan anemia, trastornos alimenticios, estrés y no cuentan con un horario fijo para comer están más expuestas a sufrir gastritis, mal que viene afectando en mayor medida a los adolescentes, sostuvo el gastroenterólogo William Mora Torres.

La temida gastritis es un problema que es común en nuestra sociedad, pero que muchos no  lo toman en serio hasta cuando es muy tarde”, manifestó el especialista del Hospital de la Policía.
Afirmó que para que una persona joven  tenga gastritis confluyen varios factores, como tener malos hábitos alimenticios, tomar medicinas sin prescripción médica, además de la ansiedad o depresión que exacerban los síntomas cuando uno pasa por esos periodos”, manifestó.

Según el gastroenterólogo, los síntomas son muy variados, pero entre las principales están el dolor epigástrico (boca del estómago), generalmente tipo ardor, quemazón o sensación de peso, a veces cólicos, nauseas o vómitos, distensión abdominal o gases, reflujo gastroesofágico y diarreas.

Consecuencias
Mora afirmó que pueden existir complicaciones relacionadas a este problema de salud como heridas o erosiones gástricas, úlcera gástrica, hemorragia digestiva y, en casos graves, perforación gástrica.
“Hoy en día hay un aumento de gastritis en adolescentes que hace más de diez años no se veía. De 20 pacientes que atiendo al día, al menos dos son adolescentes que presentan esta patología”, refirió.
En ese sentido, recomendó no comer en la calle, ingerir los alimentos a la hora indicada, no consumir productos irritantes como ají, limón, café, cigarros, alcohol, grasas, condimentos, gaseosas, menestras, analgésicos, así como controlar las situaciones de stress, ansiedad y llevar un tratamiento médico especializado.
Alimentación adecuada
Por su parte, la nutricionista Diana Mesones sostuvo que esta enfermedad ha aumentado  debido al estrés y a la aparición de la bacteria Helicobacter Pilory, así como el más frecuente consumo de café y alcohol.
La especialista precisó que las personas que ya presentan gastritis deben evitar el consumo de condimentos, mayonesa, mostaza, ketchup, mantequilla, margarina, vinagre, refrescos, chocolate, café, leche, alcohol, salsas grasas, frituras, enlatados, embutidos, condimentos y tabaco, porque agrava la enfermedad.
Los alimentos permitidos son pescado, frutas (durazno, papaya, pera cocida o en puré), sopas de verduras, de arroz blanco, todas con poca sal, huevos y verduras cocidas, sin aceite, e ingerir líquidos como agua y manzanilla, así como lácteos y sus derivados como el yogur sin lactosa.

FUENTE

"Drunkorexia" estaría dentro de los trastornos alimenticios

La tendencia a dejar de comer durante horas para compensar las calorías ingeridas con las bebidas alcohólicas se está extendiendo.

Este trastorno es muy común entre las chicas jóvenes, que son las que primero se preocupan por adelgazar.

Varias publicaciones ya se han hecho eco de este comportamiento insano, y podría incluirse dentro del grupo de los trastornos de la conducta alimentaria.

La “drunkorexia” (del término inglés drunk: estar bebido y por el sufijo orexia: apetito) surge porque los jóvenes de hoy, dadas las calorías que tiene el alcohol, deciden que entre comer o beber, la segunda opción.

Una lata de cerveza tiene aproximadamente 110 calorías, un vaso de vino unas 80 calorías y un combinado supera las 200 calorías, muchos adolescentes a dieta escogen estas bebidas frente el plato de garbanzos.

El asunto es doblemente preocupante en las mujeres ya que el hígado femenino sufre más por el alcohol, aunque ingiera menos cantidad y durante un tiempo más corto que el hombre. Bebiendo la misma cantidad que un varón, la sangre de una mujer absorbe entre un 30 y un 50% más. El corazón es también más vulnerable y con un 60% menos de alcohol puede sufrir la misma cardiopatía.

Los especialistas ven como “fundamental” alertar y dar a conocer este trastorno de la conducta alimentaria entre la población ya que es una enfermedad poco conocida, que se padece en silencio y es difícil de identificar por el entorno.

Al igual que la anorexia, bulimia o vigorexia es peligrosa a nivel nutricional, funcional y cognitivo, provocando situaciones de desnutrición severa y un incremento del daño hepático. Asimismo, este trastorno puede estar vinculado a personas que (suele estar que han padecido las patologías antes mencionadas.

Los profesionales indicaron que es importante, que desde las edades más tempranas de la adolescencia, los padres tengan una buena comunicación con sus hijos en general, pero sobre todo alertar y hablar sobre los efectos y el peligro del consumo de alcohol.

En casos en los que los padres observen conductas poco frecuentes y raras en sus hijos deberán intervenir un psicólogo y un nutricionista para restaurar el equilibrio nutricional perdido.

BBC Salud


FUENTE
http://www.espectador.com/noticias/263130/drunkorexia-estaria-dentro-de-los-trastornos-alimenticios

Agencia reclutaba modelos en hospital para anoréxicas

Estocolmo, Suecia.- La maquinaria perversa de la moda no se frenó en Suecia ni siquiera frente a la puerta de un hospital donde se encuentran ingresados pacientes con desórdenes alimenticios, según publica el sitio web ansa.it.
En el Centro de Estocolmo, emisarios de una agencia de modelos se apostaron en la entrada para detectar a jóvenes anoréxicas recuperadas, las más "idóneas" para la pasarela.

La denuncia fue dada a conocer el jueves y la realizó la directora de la clínica, Anna-Maria af Sandeberg.

Según el centro, estas personas conocían perfectamente los hábitos del establecimiento y no tenían ningún límite.

La directora de este establecimiento público explicó que los reclutadores "estaban en las afueras del edificio, esperando que las jóvenes salieran a pasear".

"Una de las chicas contactadas estaba en silla de ruedas a causa de su extrema delgadez", lamentó af Sandeberg.

La mujer dijo que "es repugnante y contrario a la ética. No creo que una agencia seria trabaje de esta manera".

De acuerdo a lo reportado por la agencia de prensa sueca TT, en ese centro, el más grande del país donde se trata la anorexia, hay unos mil 700 pacientes, entre ellos personas muy enfermas, varias en sillas de ruedas.

FUENTE
http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/agencia-reclutaba-modelos-en-hospital-para-anorexicas-1366469074

Agencias suecas reclutan pacientes anoréxicas como modelos

Cazadores de modelos en todo el mundo buscan a nuevas modelos en fiestas, eventos de moda e incluso centros comerciales, pero un lugar siniestramente obvio para encontrar chicas delgadas y bonitas podrían ser clínicas para tratamiento de anorexia, por ejemplo.

Al menos así ocurre en el Centro de Desórdenes Alimenticios de Estocolmo, en la capital sueca, donde buscadores de nuevos talentos para la industria de la moda reclutan a chicas con delgadez extrema, quienes en ocasiones son incapaces de levantarse de su silla de ruedas, mucho menos desfilar por la pasarela.
Según los medios locales, esta práctica ha ido en aumento al menos desde el año pasado en las inmediaciones del centro. Las chicas que buscan estos reclutadores profesionales por lo general son adolescentes que tienen un índice de masa corporal de 14 –por comparación, un índice de masa corporal sano es 18.5 y 24.9 para una mujer adulta.
Lo más preocupante del caso según Christina Lillman-Ring, coordinadora de cuidados de la clínica, es que las chicas están recibiendo el mensaje equivocado: “Es terrible. Parte de la enfermedad [anoréxica] es que tienes una imagen distorsionada de tu cuerpo, y de pronto recibes halagos y una oferta de trabajo. No facilita en absoluto el tratamiento de la enfermedad.”
La coartada legal de los reclutadores es que sólo se acercan a ofrecer a las chicas una oportunidad para entrar en el competido y glamouroso mundo del modelaje profesional, pero que no obligan a nadie a perder peso, por lo que las acciones –por poco éticas que puedan parecer– se encuentran en una zona legal gris. Lo que sigue siendo evidente es que el star system necesita carne fresca para reciclar, por lo que miles de jóvenes ingresan en clínicas de este tipo por el daño que sus cuerpos han sufrido al tratar de alcanzar un efímero ideal de belleza física –lo que en ocasiones termina en tragedias.