sábado, 23 de agosto de 2014

La anorexia y bulimia, un peligro para los dientes

La bulimia y la anorexia son enfermedades psicosomáticas que deben ser tratadas por diversos especialistas, como psicólogos, médicos y dentistas. Eso porque ellas afectan diversas partes del cuerpo y de la mente y, si no son tratadas, pueden llevar a la muerte. Las personas bulímicas suelen darse atracones de comida, atravesando por una pérdida de control, para luego utilizar el vómito o abuso de laxantes para evitar subir de peso, así por ejemplo en muchos casos, también suman a este desorden alimentario la anorexia nerviosa, afectando principalmente a las mujeres más que los hombres y con mayor frecuencia a las adolescentes. Además de los problemas psicológicos, estas enfermedades pueden afectar también la salud bucal. En el caso de las personas con bulimia, la inducción a prácticas como el vómito incrementan la producción de ácidos estomacales que terminan por destruir el esmalte dental. Además, el vomito puede provocar enrojecimiento de glándulas de la cavidad oral y en ocasiones fisuras en las comisuras de los labios. La anorexia se asocia con el desarrollo de osteoporosis, que al provocar descalcificación debilita la estructura del diente, y provoca fracturas o incluso la pérdida de la pieza dental. En algunos casos, quienes padecen anorexia tienden a hábitos derivados de la ansiedad que les produce no ingerir alimentos, como morder cucharas u otros objetos que contribuyen a desgastar el esmalte dental y a hipersensibilizar los dientes por la pérdida de la dentina. En ambos trastornos alimenticios se ven reducidas las defensas del sistema inmunológico predisponiendo a las personas a caries, estomatitis (infección de la cavidad bucal caracterizada por aparición de úlceras), ampollas y gingivitis. Aunque las dos enfermedades son mucho perjudiciales a la salud bucal, el daño a los dientes por bulimia es mayor debido a que las personas que padecen esta enfermedad suelen comer en exceso, hasta nueve veces al día, y más aún, ingieren productos como chocolates o dulces que perjudican aún más la salud bucal. El paciente con este tipo de trastornos debe acudir al especialista en psiquiatría, con el fin de que supere su padecimiento emocional que lo llevó a esos desórdenes alimentarios y pueda recuperar la salud de sus dientes y de su organismo en forma integral.